La necesidad de educar las emociones en el ámbito educativo

Durante mucho tiempo, el concepto de inteligencia se asoció y limitó a aspectos intelectuales, académicos y racionales, puntuando su eficacia de forma numérica y obviando la parte emocional de la persona. Fue Howard Gardner (1983), quién  empezó a valorar la diferencia entre capacidades intelectuales y emocionales, y de su investigación al respecto extrajo conclusiones interesantes,…